donacion_07


donacion_03


donacion_04


donacion_06

Donación de una obra informalista de Kenneth Kemble al Museo Nacional de Bellas Artes



La obra está siendo exhibida en la pared de ingreso al Museo por dos semanas y luego será guardada hasta marzo de 2015 cuando se inaugure la nueva sala sobre arte del siglo XX. Al acto de presentación el hall central asistieron: la ministra de Cultura, Teresa Parodi; la directora del Museo, Marcela Cardillo; el director de Relaciones Institucionales de AA2000, Jorge Lukowski; el curador del Museo, Roberto Amigo (que impulsó la acción) y Julieta Kemble, hija del reconocido artista plástico.

Parodi expresó su agradecimiento a la Compañía y enfatizó en la importancia del rol del arte en la evolución de un pueblo. “Es un lujo para este Museo que es parte nuestra, contar con esta obra tan importante.”

Por su parte, Jorge Lukowski explicó el gran compromiso que tiene AA2000 en la difusión del arte argentino con acciones como esta, y a través de sus 14 espacios de arte en diferentes aeropuertos del país. “Vale la pena apoyar a la cultura. Es la identidad de todos los argentinos.”

El Museo tenía intenciones de incorporar una obra del período 1956-1961 ya que por sus cualidades formales es una etapa de esplendor creativo del artista, figura clave en la génesis y culminación del movimiento Informalista.


      donacion_09       donacion_08           

La inauguración del nuevo guión de arte argentino del siglo XX en las salas reformadas del primer piso del MNBA, potencia aún más la incorporación de esta obra al mismo tiempo que subsana un error histórico 

Entre 1958 y 1961 Kenneth Kemble realiza su serie de Paisajes suburbanos, un grupo de collages  realizados con cartones, chapas oxidadas, arpillera y maderas, nacidos de la contemplación de las villas miseria de Córdoba. 

Sobre ellos el artista manifestó:  “... mi objetivo era doble: mostrar que los materiales más humildes y despreciables podían tener capacidad expresiva y comunicar una emoción estética, echando por la borda la hegemonía de las vacas sagradas de la técnica (…) y mostrar también en la calle Florida una realidad argentina que nos debía concernir a todos. Esto ocurrió en 1958 y el resultado fue expuesto en la galería Van Riel en 1959”.

La adquisición de la obra “El rey de los pordioseros” por parte del Museo Nacional de Bellas Artes a través de la compra para su donación realizada por Aeropuertos Argentina 2000, es un acontecimiento de enorme importancia para la cultura de nuestro país. Implica no solo enriquecer el patrimonio cultural de la Nación, sino también fomentar el conocimiento, la investigación y el acceso a la cultura a todos los ciudadanos.



joomla template